Remodelación
Suelo para tu casa: laminado o vinilo

Suelo para tu casa: laminado o vinilo

¿Tienes dudas entre suelo laminado o vinílico y te interesa saber cuál es mejor para un piso? ¡Ve las comparaciones de material, textura y más!

Dos de los principales revestimientos disponibles en el mercado, los pisos laminados y de vinilo, son ampliamente utilizados en casas y apartamentos. Esto se debe a que, además de ofrecer comodidad y una excelente relación calidad-precio, están disponibles en estampados que satisfacen los más diferentes estilos y gustos.

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir entre suelo laminado o vinílico?

Si aún no sabes cómo comparar estos dos tipos de pisos y, en base a la información, tomar la mejor decisión, no te preocupes. Nuestro objetivo aquí es comparar algunos de los puntos clave entre los pisos laminados y de vinilo y ayudarlo a seleccionar una buena opción. ¡Compruébalo a continuación!

  1. Material

Si te gustan los acabados en madera, ya sea con un aspecto rústico o refinado, el azulejo tipo madera puede ser la versión más económica para que tu apartamento tenga una estética agradable con una gran relación calidad-precio.

Como puntos positivos, este tipo se considera más económico y permite una rápida instalación, además de ser considerado ecológico – material elaborado a partir de madera de reforestación. Aparte de las lamas, que le dan nombre, y los aglomerados, el suelo está compuesto por una capa superior protegida con resina melamínica. Debido a este mayor cuidado en su fabricación, el resultado final es de excelente calidad.

Los suelos vinílicos se fabrican con resina de PVC y también suelen presentar, entre otras opciones, modelos de estampados que imitan la madera.

Con un espesor más fino que otras opciones del mercado, el suelo vinílico también se considera ecológico. Ya que está hecho de plástico reciclado.

  1. Textura

El suelo laminado tiene como diferencial una textura cómoda al tacto y bastante suave. Por ello, suele ser adoptado en lugares de descanso, como salones y dormitorios, en los que se acostumbra a andar en calcetines y descalzo.

En general, se percibe como más acogedor y menos artificial que la mayoría de las opciones del mercado. Su textura suave, sin embargo, puede resultar resbaladiza en ciertos casos. Así que este es un punto para tener en cuenta a la hora de comprar. Evite comprar este tipo de piso para habitaciones con mayor consumo de agua, como baños y cocinas, para evitar accidentes innecesarios.

El suelo vinílico se encuentra en una gran variedad de colores y texturas, lo que hace que incluso satisfaga los gustos más dispares. Al igual que el laminado, es adecuado para áreas interiores, con la excepción del baño: si tiene contacto constante con el agua, su pegamento puede terminar dañado.

  1. Saneamiento

Precisamente porque es bastante liso, como comentábamos en el tema anterior, lo ideal es que el suelo laminado no se lave con exceso de agua. Se recomienda utilizar, como máximo, un paño húmedo y productos para limpieza del material.

El piso vinílico, por ser plastificado, es más resistente al agua, factor que hace que sea más considerado al momento de la compra. Su limpieza, sin embargo, también debe evitar el abuso de agua, principalmente para que no pierda sus características. Los pisos de vinilo han conquistado a muchas personas, ya que tienen una aplicación simple y libre de suciedad. Además, es más silencioso, antialérgico e ignífugo.