Remodelación
Azulejo tipo madera: Mira sus ventajas

Azulejo tipo madera: Mira sus ventajas

¿Estás pensando en cambiar el pavimento del suelo? Te proponemos utilizar baldosas que parecen madera para dar un aire completamente diferente a ese espacio aburrido. Visualmente consigues un acabado muy similar a la madera pero a un precio más asequible. Te explicamos las ventajas, los inconvenientes y cómo sacar más partido a los suelos porcelánicos que imitan la madera.

¿Por qué elegir los azulejos tipo madera?

Aunque existen múltiples opciones de materiales de construcción que pueden utilizarse para el revestimiento para suelos y paredes, la tendencia actual demanda más azulejos que imitan la madera o el mármol por tres motivos principales: el precio, la variedad de acabados que hay y la facilidad para su mantenimiento.

Ventajas

La principal ventaja del azulejo tipo madera es su gran resistencia, y no solo al tránsito, sino a factores habitualmente no valorados al elegir qué tipo de suelo instalar como la humedad, el calor, o el fuego. De hecho, como azulejos para exterior son más que adecuados: no pierde color ni envejece con la radiación solar, ni tampoco pierde su brillo, aunque en este caso se debe solicitar con acabado antideslizante para mayor seguridad.

Azulejo tipo madera: todas sus ventajas

El porcelánico imitación madera permite múltiples diseños y texturas con un mayor realismo, gracias a la incorporación de la tecnología digital. El mantenimiento que exige un suelo porcelánico que imita la madera es mínimo: no necesita encerado ni ser pulido. Es el producto más higiénico que hoy en día podemos colocar en nuestros hogares, se pueden limpiar casi con cualquier producto de limpieza del día a día.

Su presentación en formato de lamas abre numerosas opciones para su instalación, desde las posiciones más clásicas a las más creativas y puedes utilizarlo tanto como revestimiento de paredes como un pavimento de suelo.

Desventajas

Ahora bien, no todo son ventajas cuando hablamos de las baldosas que imitan la madera. Hay que tener en consideración las desventajas que presenta este material constructivo antes de confirmar la compra.

Para su colocación se requiere un mínimo de obra, algo que no ocurre con otras soluciones como los suelos vinílicos, y exige personal cualificado para que el resultado sea profesional: nivelado y preciso.

Además de su instalación (y el encarecimiento que supone), las baldosas de imitación de mayor calidad resultan más caras en comparación con otras imitaciones de madera, e incluso en algunos casos pueden llegar a superar a maderas naturales como las tarimas de pino, que son más económicas, aunque con sus desventajas propias. Los azulejos que imitan la madera no dejan de ser porcelánico y por lo tanto, carecen de la calidez de la madera natural.

Tipos de cerámicas que imitan la madera

Azulejo tipo madera: todas sus ventajas

Gres porcelánico

El gres porcelánico que imita la madera cuenta con muy baja absorción al agua, lo que lo hace adecuado para exterior e interior. Puede imitar materiales como la piedra, la madera o el mármol.

Gres de pasta roja

Quizás no seas consciente pero es el tipo de gres que se ha instalado toda la vida. El gres de pasta roja que imita la madera está hecho de arcillas naturales, por lo que presenta una absorción baja al agua. Su mayor ventaja es que se puede fabricar de cualquier color aunque eso sí, se encuentra mayoritariamente en forma cuadrada o rectangular. La única contraindicación de este tipo de baldosas que parecen parqué es que no se adecua para exteriores ya que no soporta bien los cambios de temperaturas.