Decoración de Interiores
Paredes blancas, tips al decorar

Paredes blancas, tips al decorar

Desde el estilo natural hasta las piezas vintage: las oportunidades para aprovechar al máximo las habitaciones con paredes blancas. Un fondo neutro, una página blanca para resaltar las opciones de decoración de salas 2021.

Aparte de una elección predecible y aburrida, las paredes blancas de la casa abren una ventana a un mundo de posibilidades. Además de abrir visualmente una habitación y darle al ambiente un soplo de frescura gracias a su sencillez, el blanco está bien con todo, se dice.

Y aunque es un axioma para tener en cuenta, en realidad es precisamente la versatilidad la que ofrece la oportunidad de un espacio acogedor que casa con todos los estilos. Un fondo neutro, una página blanca que resalta nuestro mobiliario. Y sobre la que parece más fácil concebir diferentes soluciones.

Con las precauciones adecuadas, se puede evitar el temor de que la elección del blanco en las paredes devuelva un ambiente frío o impersonal. Más bien nos permite llenar nuestras instalaciones con una decoración que deja emerger nuestra personalidad.

Amueblar la casa con paredes blancas, en definitiva, es una tarea que pesa poco y que puede dejarnos la libertad de apoyar nuestro lado creativo. A través de las capas de texturas, materiales y acentos de color con los que anclar un tono tan impalpable e inmaculado.

Mobiliario natural

Entre las combinaciones más fáciles entre paredes blancas hay texturas ciertamente naturales. Un ambiente blanco ofrece un telón de fondo ideal para materiales como el bambú o el ratán, para fibras crudas y tonos neutros. Así la paleta se enriquece con tonos cálidos y suaves y mientras que el brillo del blanco deja espacio para la naturaleza sin sacrificar un aspecto moderno.

Por una estética informal y acogedora o para crear un espacio tranquilo y funcional, que puede casar con el estilo chic escandinavo o cutre. No es ningún secreto entonces que el blanco es uno de los colores favoritos de aquellos que prefieren un estilo minimalista. Una estética que apunta a “menos es más”, desde la sencillez de las líneas hasta las paletas poco exigentes.

Decoración y muebles coloridos

Elegir blanco para las paredes no significa renunciar a otros tonos. De hecho, para aquellos que aman rodearse de colores, el blanco ayuda a no sobrecargar el medio ambiente. Los colores pueden entrar en nuestros espacios a través de diferentes niveles de mobiliario: muebles, tés y pinturas. Todos los elementos que encuentran en las paredes blancas como la nieve un fondo ideal sobre el que destacar.

Puedes elegir una paleta o centrarse en un solo tono, desarrollado a través de muebles y accesorios que salpican el entorno. Y para aquellos que aman un estilo minimalista, para estar en el lado seguro, jueguen con los contrastes del blanco y negro introduciendo elementos gráficos.

Decoración de la casa con paredes blancas: aspectos destacados

Las paredes blancas pueden convertirse en una oportunidad para resaltar algún objeto especial. Después de todo, los museos y galerías a menudo dependen del blanco para exhibir sus colecciones. Incluso en casa el no color por excelencia se convierte en el mejor marco (también es el más fácil) para dar un papel protagonista a algo a destacar: no solo marcos, sino también objetos y estanterías de exposición. Y de la misma manera el foco puede ir en alfombras con formas especiales, candelabros originales o estructuras importantes.

Tags :