Remodelación
Guía básica del suelo laminado

Guía básica del suelo laminado

Características, instalación y precios de tarima flotante. La solución ideal para tener el efecto madera reduciendo costes y mantenimiento.

El suelo laminado es un suelo excepcionalmente resistente, económico y fácil de instalar, disponible con decoraciones que van desde el efecto madera hasta el efecto material.

En este artículo hablaremos del suelo laminado efecto madera, cada vez más utilizado en reformas de interiores, gracias a su menor coste, mayor resistencia al agua y mayor facilidad de almacenamiento.

Veamos en detalle cómo se fabrica el suelo laminado y cuáles son las características que lo hacen tan popular en las reformas.

¿Cómo se fabrica el suelo laminado? características técnicas y funcionales

El laminado es un material de pavimento compuesto por diferentes capas, unidas entre sí mediante la técnica de fundición a presión.

Un panel de HDF (High-Density Fibreboard) en fibra de madera mezclado con agua y adhesivos de resina; Una capa de superficie hecha de papel de alta definición que simula una decoración (esencia de madera noble, efecto cemento, resina, etc.) cubierta con una película protectora llamada overlay; una base inferior, colocada debajo del panel HDF, que sirve para el equilibrio y la estabilidad.

Elegir un laminado significa optar por un material diseñado específicamente para suelos que sean fáciles de colocar, resistentes y duraderos. Una solución más económica que la madera natural real, que le permite ahorrar mano de obra y costes de mantenimiento sin sacrificar la belleza atemporal.

Lo que lo distingue del suelo de madera maciza es sobre todo su resistencia al agua, golpes y abrasiones. Muy apreciado también porque la instalación no requiere intervenciones de albañilería y, con el tiempo, no requiere tratamientos conservadores especiales.

Suelo laminado, una opción eco-sostenible

El suelo laminado es un producto con una marcada huella ecológica: a nivel de producción industrial tiene un impacto medioambiental muy bajo y está claramente por debajo de los parámetros internacionales impuestos en cuanto a emisiones de formaldehído. En términos simples, no daña el medio ambiente y no emite sustancias nocivas para los humanos. ¡Sin olvidar que se puede reciclar íntegramente!

Los laminados de calidad se producen sin el uso de plásticos, metales pesados ​​y pesticidas. Puedes elegir un suelo laminado o azulejos para cocina modernos. Cualquiera que sea tu opción lucirá increíble.

En el suelo laminado también están completamente ausentes colas y adhesivos, que no se utilizan ni para componer el laminado en sí (como hemos visto las diferentes capas se unen mediante fundición a presión) ni para la instalación, que se realiza en seco.

¿Qué es un piso laminado “flotante”?

Un piso flotante se define como un piso que se coloca sin cola, mediante un sistema de juntas entre las lamas. La estanqueidad está garantizada por juntas y geometrías particulares que optimizan la solidez entrelazada de los distintos tablones. La instalación también incluye la colocación sobre la solera de un “tapete” muy fino con propiedades fonoabsorbentes (se trata de una lámina de 0,2 mm de espesor, en los suelos laminados de última generación ya está integrada en los tableros) que permite colocar el pavimento directamente sin necesidad de revestir e insonorizar la superficie.

Flotar, por lo tanto, no indica un tipo particular de piso laminado, sino más bien la técnica de colocación común para todos los pisos laminados.

También te puede interesar: Transformaciones rápidas en pisos.